La Policía de Irán ha detenido a Maedeh Hojabri, una joven de 18 años, por subir vídeos a Instagram en los que se la puede ver bailando música pop en su habitación sin usar el hiyad. La adolescente llegó a publicar unos 300 vídeos a la red social en la que tenía 600.000 seguidores.

Hojabri, tras ser detenida, ha reconocido que violó las normas morales de Irán, pero que esa no era su intención y que su único objetivo era ser más conocida en las redes sociales. Pero no ha sido la única, otras tres personas han sido también detenidas por cargos similares. Todos se encuentran ahora en libertad bajo fianza.

 

Irán ya ha bloqueado el acceso a varias redes sociales como son Facebook, Twitter o Youtube, y también a la aplicación de mensajes Telegram. Aún así miles de iraníes siguen utilizando estas aplicaciones a través de proxies y VPN. La Policía iraní plantea ahora cerrar varias cuentas de Instagram e, incluso, bloquear el acceso al sitio.