La Guardia Civil ha detenido a 11 personas implicadas en el homicidio del vigilante de un cultivo de cáñamo en Pleitas, Zaragoza. Ocurrió el pasado mes de octubre, cuando la víctima recibió un disparo con arma de fuego en la plantación en la que los ahora detenidos pretendían entrar a robar.

Según ha informado este sábado el Instituto Armado, la investigación comenzó cuando tras el hallazgo por parte de un ciudadano del cuerpo sin vida de la víctima en el interior de un vehículo, en una zona próxima a una plantación de cáñamo industrial de la localidad zaragozana.

Los investigadores determinaron que la noche del homicidio, varias personas habían acudido con dos vehículos para robar cáñamo seco de la instalación. Ante la presencia del vigilante, huyeron dejando los vehículos y varios efectos en su interior, pero permanecieron por las inmediaciones para recuperarlos una vez que la zona quedase sin vigilar.

Cuando regresaron, observaron que una de las furgonetas estaba inutilizada y que sus teléfonos móviles no estaban dentro. Para recuperarlos y evitar su implicación en el hurto, los autores del crimen se desplazaron con un segundo vehículo hasta la zona del almacén.

Allí, el vigilante les sorprendió y avisó al propietario de la instalación a través de un mensaje. En ese momento, recibió un disparo cuando todavía se encontraba en el interior del vehículo, que le produjo la muerte. A la mañana siguiente, le encontró un vecino que paseaba en bicicleta por la zona.

Los autores del homicidio avisaron al resto de implicados para que se trasladaran a Pleitas y les ayudaran a huir. Los sospechosos, propietarios de los vehículos utilizados, denunciaron posteriormente que se los habían robado para borrar cualquier vínculo que les implicase en el crimen. Una de las furgonetas fue hallada en el lugar de los hechos, pero el otro vehículo apareció al día siguiente calcinado en Épila.

La Guardia Civil ha efectuado tres registros en domicilios de los principales sospechosos, todos ellos ubicados en Zaragoza: los agentes intervinieron varios teléfonos móviles, una defensa policial, una katana y varias armas de fuego, así como dinero y droga.

La investigación, bajo secreto de sumario hasta esta semana, ha culminado con la detención de 11 personas por delito de pertenencia a grupo criminal, homicidio, encubrimiento y hurto en grado de tentativa.