La Policía Nacional han detenido a siete pederastas acusados de intercambiar pornografía infantil en internet. Además, los agentes investigan a otras dos personas. Las detenciones se han llevado a cabo en distintos puntos del territorio español —Málaga (2), A Coruña, Barcelona, Las Palmas, Madrid, y Zaragoza—.

En esta operación, los agentes también han logrado identificar a un menor que sufría presuntos abusos sexuales por parte de su progenitor, gracias al análisis de una fotografía.

La operación comenzó a raíz de una información recibida por parte de la Homeland Security Investigations, de Estados Unidos. Agentes de la Policía Nacional especializados en delincuencia tecnológica comenzaron entonces un proceso de investigación, que ha culminado con el arresto de siete personas y las correspondientes entradas y registros de los domicilios de los investigados. Además, se han intervenido una gran cantidad de material informático con una enorme suma de archivos de contenido pedófilo.

El perfil de los detenidos

Uno de los detenidos, posiblemente el más relevante por la cantidad de material interceptada y por su profesión como monitor deportivo, era un varón de 55 años residente en Zaragoza. El hombre desarrollaba en numerosas actividades con menores y se le ha encontrado una enorme cantidad de material oculto en carpetas ubicadas en contenedores virtuales, todo ello relacionado con abusos sexuales a menores.

En El Prat de Llobregat (Barcelona) se ha detenido a un técnico de reparación de electrodomésticos, de 37 años, que tenía especial fijación por las imágenes de niños varones adolescentes y procedentes de países del este.

 

En las Palmas de Gran Canaria, ha sido arrestado un jubilado de 70 años que coleccionaba exclusivamente material sexual autogenerado por niñas adolescentes. Los agentes también localizaron una fotografía de un menor que estaba siendo objeto de abusos sexuales

Otros dos de los detenidos, un repartidor de 23 años detenido en Málaga y un comercial de telemarketing de 40 años residente en Coslada, además de descargar material sexual de menores de distintas fuentes de internet, editaban los archivos pedófilos para crear nuevos archivos que no se correspondían con menores reales. De esta manera, nutrían el mercado pedófilo intercambiándolo como material novedoso.

Descubren a una víctima de abusos sexuales

Los agentes también localizaron una fotografía de un menor que estaba siendo objeto de abusos sexuales. Por el análisis de los detalles de la imagen, se llegó a la conclusión que se trataba de material original, es decir, de primera generación.

La víctima se encontraba en Barcelona y ha podido ser localizada. El abusador resultó ser su propio progenitor, que había fallecido dos meses antes con antecedentes por robo y por tráfico de drogas.