Los Mossos d'Esquadra han detenido en Barcelona a un presunto ladrón que tras un intento fallido de atracar una tienda de telefonía emprendió una huida, perseguido por el dependiente y un cliente, momento en que arrojó su pistola simulada de aire comprimido a un contenedor amarillo. Según fuentes policiales, el atraco frustrado se produjo en una calle del barrio del Putxet de Barcelona, cuando un hombre irrumpió en una tienda de telefonía mostrando una pistola, que resultó ser simulada.

El dependiente del local y un cliente evitaron el atraco, ante lo que el ladrón se dio a la fuga. Mientras algunos testigos llamaban al 112, el dependiente y el cliente persiguieron por la calle al ladrón, que en un momento de su carrera arrojó su pistola a un contenedor amarillo, donde se deposita el plástico. Finalmente, los Mossos pudieron detener al sospechoso, que fue reconocido por el dependiente y por el cliente. Los agentes, tal y como explican en Twitter, recuperaron poco después la pistola de aire comprimido que el hombre había arrojado en el contenedor amarillo.

 

Los agentes también han compartido en redes las imágenes de otro robo en un local de Martorell, Barcelona. Un hombre entra en una tienda con una máscara y una pistola, que también resultó ser falsa. Como muestran las imágenes, se dirige hacia la caja mientras las dependientas intentan hablar con él. Finalmente llaman a Policía, pero él se marcha antes de que lleguen los agentes. El sospechoso fue detenido nueve días después, le lograron identificar "por su forma de caminar".