La Policía Nacional ha detenido en Perafort (Tarragona) a un fugitivo polaco, buscado por un homicidio cometido en su país, que en el momento de su arresto manipulaba un cargamento de marihuana camuflado en botes de tomate con destino a Polonia, informa la subdelegación del Gobierno en Tarragona.

El detenido, D.J.N., de 36 años, tenía en vigor una Orden Europea de Detención y Entrega tras apuñalar mortalmente, el 21 de agosto de 2016, dos veces en el tórax a un hombre en el transcurso de una pelea en la localidad polaca de Katowice. En esa misma reyerta, propinó cuatro puñaladas a otro varón que logró salvar finalmente la vida gracias a la fuerte defensa que mostró frente a su atacante.

Tras el crimen fue buscado sin éxito en Alemania, Holanda, República Checa e Irlanda, hasta que fue finalmente localizado en España, donde utilizaba una identidad usurpada a un compatriota que se encontraba ingresado en una prisión de su país.

Con la intención de cambiar su apariencia y evitar su arresto, se había dejado barba, el pelo largo y además de haberse sometido a una rinoplastia recientemente para modificar su aspecto -según un informe clínico en poder de los investigadores-, podría haber intentado alterar sus huellas, ya que tiene las crestas papilares muy desgastadas.

Los investigadores del Grupo de Localización de Fugitivos Internacionales y de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Tarragona averiguaron que podría esconderse en algún punto de Tarragona.

 

Igualmente, supieron que con esa misma identidad se había contratado un porte con destino a Polonia de un cargamento de latas de tomate en conserva que debía ser cargada en una nave industrial de Perafort, por lo que se organizó de forma urgente un dispositivo policial para su arresto en el momento en el que se iba a preparar el envío.

La detención se ha llevado a cabo gracias al canal de cooperación policial internacional que a nivel europeo brinda la red ENFAST, mediante el cual se lleva a cabo el intercambio de información operativa relativa a casos de especial relevancia.

En el momento de su arresto, el fugitivo se encontraba cargando en un camión varios palés con latas de tomate manipuladas que ocultaban en su interior cerca de 20 kilos de marihuana.

Los agentes se incautaron de una balanza para pesar la sustancia estupefaciente, las bolsas y máquina empleadas para envasarla al vacío, latas nuevas y vacías, etiquetas con la leyenda del tomate para poner en las nuevas latas y otros útiles para su perfecta manipulación y ocultación.

Asimismo, se encontró la documentación manipulada que utilizaba en nuestro país. De forma paralela se efectuó una inspección en la dirección de destino del envío en Polonia en la que se localizaron alrededor de 400 latas vacías, por lo que se cree que podría formar parte de una organización estable para el transporte de estupefacientes entre ambos países, que habría quedado desarticulada.