Al menos 90 personas, incluidos 65 niños, contrajeron el VIH en Larkana, al sur de Pakistán, después de que un médico usara con diferentes pacientes una misma jeringuilla contaminada.

El jefe de Policía de la localidad, Kamran Nawaz, confirmó el arresto del médico y explicó que este había usado la misma inyección para administrar medicamentos a diferentes pacientes. Según explicó, el propio doctor tiene también el virus.

Según fuentes de la investigación, una clínica concreta es "la fuente de la propagación" del virus, aunque no se ha especificado si el médico en cuestión estaba trabajando allí.

Las alarmas saltaron después de que 18 niños residentes en los suburbios de Larkana dieran positivo en VIH, por lo que las autoridades sanitarias comenzaron a realizar exámenes de detección más amplios. Fue entonces cuando descubrieron que más de 90 personas, entre ellas 65 menores, eran seropositivas, según explicó el doctor Abdul Rehaman, funcionario de salud del distrito de Larkana.

Según la ministra de Salud de la provincia de Sindh, a la que pertenece Larkana, la doctora Azra Pechuho, los padres de los niños también fueron examinados, pero sus resultados fueron negativos. Pechuho también confirmó la detención del médico, mientras que las autoridades han lanzado una campaña de pruebas y prevención aún más grande.

Pakistán se considera un país con baja prevalencia de VIH, pero la enfermedad se está expandiendo rápidamente, especialmente entre los usuarios de drogas, trabajadores sexuales y trabajadores migrantes que regresan del Golfo.