El hombre ha sido detenido por los delitos de estafa, omisión del deber de socorro y estafa bancaria y, según los Mossos, ha explicado que la pensión de su hermano era su único medio de subsistencia.

La detención se produjo después que un vecino alertara a la Policía de que había un hombre muerto en un domicilio.

 

En un principio, el detenido dijo a los agentes que acudieron a su casa que su hermano ya no vivía allí, ni sabía dónde estaba, pero el fuerte hedor que salía de la vivienda hizo que los policías le pidieran permiso para acceder al interior.

Tras obtener el permiso del detenido, los Mossos constataron que en una habitación del piso estaba el cadáver momificado de un hombre, tapado con unas sábanas.

Los agentes pudieron comprobar que el cadáver no presentaba ningún signo de violencia, aunque será necesario esperar a disponer del resultado de la autopsia.