Los agentes se dirigieron a la confluencia de la calle Enrique Trompeta con el Paseo de la Chopera, avisados de una agresión a un conductor de la línea 19 de la EMT.

Al llegar al lugar de los hechos se encontraron que un tablón de más de un metro de largo y de una anchura aproximada de 7 por 7 centímetros atravesaba parte de la luna delantera de un autobús por la zona donde se sienta el conductor.

El hombre se encontraba muy nervioso, presentaba cortes en la cara y en las manos por los cristales que salieron despedidos por el impacto.

 

Una vez atendido por Samur, informó a los policías que cuando circulaba por la calle Batalla de Salado, un individuo había empezado a increparle porque, al parecer, al paso del autobús había golpeado a su vehículo, hecho desmentido por el lesionado, produciéndose entonces una fuerte discusión entre ambos.

Minutos después, el hombre con el que había mantenido la discusión arrojó a la luna del autobús un tablón de grandes dimensiones, incrustándose en la luna delantera.

Visionando las fotos que hace las cámaras instaladas en los autobuses de la EMT, los agentes lograron la matrícula del vehículo y detuvieron al agresor.