Kisha, también conocida como 'la orca más solitaria del mundo', ha vuelto a protagonizar un vídeo muy desgarrador.

Después de circular unas imágenes de ella golpeándose contra el tanque en el que permanece encerrada en Canadá, ahora la han grabado dejando de nadar y abandonándose hasta aparecer en la superficie.

El activista anticautiverio Phil Demers ha difundido este vídeo, explicando que este animal "vive en completo en aislamiento desde 2011" y, en su cuenta de Twitter, ha explicado que los testigos han escuchado cómo intenta comunicarse con otros animales.

 

El pasado 8 de septiembre el mismo activista denunció que cuatro días antes grabaron a la orca en MarineLand y la vieron golpeando su cabeza contra la pared.

En un segundo vídeo Demers mostró una imagen más cercana de la orca de 44 años, agitando el agua y embistiendo ferozmente contra la pared de su tanque. "Este es un comportamiento peligroso y autodestructivo. Kiska está angustiada", señaló el activista.