La Guardia Urbana de Barcelona detuvo a dos carteristas reincidentes en el metro a las que pilló 'in fraganti' cuando intentaban robar a un turista, justo después de que el juez las dejara en libertad por hechos similares.

Las dos detenidas forman parte de un grupo de carteristas que actúa en el metro de Barcelona formado por otras cuatro personas que han logrado huir y que durante los últimos nueve meses han acumulado 1.273 identificaciones y 568 denuncias, según informan los Mossos d'Esquadra.

La banda actuaba en grupos de dos a cuatro personas y se dedicaba a robar carteras, móviles y cámaras fotográficas, preferentemente a turistas y mujeres de edad avanzada en las escalaras y pasillos del metro.

 

Los miembros del grupo habían llegado de forma escalonada a Barcelona desde Rumanía durante los últimos meses y residían juntos en un piso de L'Hospitalet de Llobregat, de donde salían por la mañana en metro hacia Barcelona para empezar a 'trabajar'.

Según los Mossos, el grupo actuaba de forma estable y continuada, de lunes a domingo, principalmente en las estaciones de Sagrada Familia, Urquinaona, Espanya, Sants Estació y Passeig de Gràcia, en las que se concentran gran número de turistas.

Se da la circunstancia de que dos de las mujeres del grupo fueron detenidas por la Guardia Urbana cuando intentaban robarle la cartera a unos turistas en el metro, justo después de que los Mossos las pusieran a disposición judicial por hechos similares y un juez las dejara en libertad.

Los Mossos han emitido una orden de búsqueda y detención internacional para dar con los otros cuatro miembros del grupo huidos.