Un grupo de policías de la provincia vietnamita de Binh Duong incautó el pasado 19 de septiembre 324 mil preservativos lavados y reciclados que estaban a punto de volver a venderse, según ha informado el Ministerio de Industria y Comercio de Vietnam. Los 360 kilos de este producto se encontraron en un albergue de la ciudad de Tan Uyen.

Los policías descubrieron en el momento de la inspección a Pham Thi Thanh Ngoc, una de las trabajadoras de la banda, que estaba procesando profilácticos, explica el ministerio. La mujer de 33 años no pudo ofrecer documentos o facturas que probaran la legalidad del producto. "Una vez al mes, recibo condones usados ​​de una persona para enjuagarlos, secarlos, clasificarlos y usar un consolador para hacer una nueva forma y entregarlos el mismo día​​", confesó ella misma a la policía.

Además, la trabajadora no supo detallar la cantidad de preservativos reciclados que se habían vendido ya, pero admitió que recibía 0.17 dólares por cada kilo de condones reciclados producidos, según The Guardian.

Actualmente, la policía ha incautado temporalmente el material encontrado, incluido el caucho usado que no ha sido reciclado, y se ha transferido al equipo QLTT 4 (Equipo de Manejo de Información) "para verificar, aclarar y manejar de acuerdo a las disposiciones de la ley", publica el medio vietnamita Dan Viet.

La inspección del albergue no es un caso aislado. En 2015, un equipo de policías encontró casi 700 mil unidades de condones de origen falso durante una rodada en el mercado de la capital vietnamita. En aquel entonces, los responsables tampoco pudieron presentar facturas, comprobantes y documentos de verificación de calidad de los preservativos. Por este motivo, la policía confiscó todos los bienes en ese momento.