La Policía Local de Tafalla junto con la Policía Foral ha desalojado a más de 400 jóvenes que se congregaban en las calles Mayor y Cuatro Esquinas de esta localidad que, ayer viernes, habría comenzado la celebración de sus fiestas patronales, suspendidas debido a la pandemia de COVID-19.

El operativo, que se extendió durante todo el día, finalizó de madrugada y se realizó "sin ningún incidente", según ha informado la Policía Local de Tafalla a través de Twitter. "Cabe resaltar la gran colaboración de todos ellos tanto con Policía Local como con Policía Foral a la hora del cierre de los locales", añaden los agentes.

 

 

El Ayuntamiento de Tafalla ha decidido este año no organizar, participar ni autorizar la celebración de ningún acto ni espectáculo con motivo de las fiestas patronales. Asimismo, ha suspendido la actividad en los locales de ocio de jóvenes, los botellones, almuerzos, reuniones gastronómicas o fiestas privadas en espacios públicos.

Así, bares, restaurantes y discotecas deben cerrar a las 00:00 horas. No pueden servir en el espacio público, salvo en terrazas autorizadas, y cumpliendo las condiciones indicadas en la autorización. No se autorizan barras exteriores, ni emitir música en la calle, y es obligatorio el uso de mascarilla salvo cuando se esté consumiendo. Además, las sociedades gastronómicas y peñas deben permanecer sin uso entre las 00:00 y las 6:00 horas.