La lava sigue brotando con fuerza del volcán de La Palma que mantenía su efusividad esta noche después de la ruptura del cono principal. Esto provocó un mayor aumento en la presión de la salida del material, un incremento considerable, y una mayor desestabilización en el terreno originada por los continuos seísmos. No obstante, según ha confirmado esta mañana el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, "la lava transcurre superpuesta por las anteriores coladas".

Las últimas imágenes tomadas esta noche desde el aire y que se pueden ver en el vídeo principal de esta información, muestran cómo la lava está siendo expulsada con virulencia en el cono principal, que ha quedado parcialmente derruido. La lava transcurre después por los canales que ya se habían formado.

Además, algunas de las bocas se han unido. Por eso se observa mayor caudal de salida de lava. Ante todo esto, expertos y autoridades siguen pendientes de si estos nuevos aportes de lava pueden afectar a más viviendas y estructuras u obligar a ampliar los desalojos.

Confinamientos y mala calidad del aire

El presidente canario también ha explicado que además se han tenido que realizar algunos confinamientos por la mala calidad del aire, pero descarta tener que decretar más evacuaciones. Sin embargo, sostiene que la administración está preparada por si se tuvieran que efectuar más confinamientos. "Puede aparecer una nueva boca, no estamos en el final, no sabemos en qué momento estamos", ha añadido.

Por la mala calidad del aire cerca de la colada principal se ha pedido el desalojo del personal científico y de emergencia. En las zonas no evacuadas cercanas a la emisión se encuentran dentro de los niveles de normalidad.

La ceniza afecta principalmente a la vertiente sur de La Palma y no se descarta que partículas más finas de ceniza puedan alcanzar la isla de El Hierro. Ante la merma en la calidad del aire en zonas próximas a la colada se decidió el desalojo del personal científico y de emergencias, así como de los vecinos que fueron a recoger enseres a sus viviendas. En las zonas no evacuadas cercanas a la emisión se encuentran dentro de los niveles de normalidad.

En cuanto a la actividad sísmica, desde las 00.00 horas se han producido 35 seísmos. El último, a las 7.40 horas estaba ubicado a una profundidad de 13 kilómetros en la zona de Mazo y tenía una magnitud de 3,4.

"Puede aparecer una nueva boca, no estamos en el final, no sabemos en qué momento estamos"

En cuanto a la prestación de servicios básicos, el suministro eléctrico y de telecomunicaciones opera con normalidad. Sin embargo, el abastecimiento de agua potable y de riesgo se ha visto afectado en algunas localidades de El Paso y Los LLanos de Aridane. Con el fin de garantizar el riego de las plantaciones afectadas, se van a instalar dos plantas desaladoras portátiles en el área de Puerto Naos, aunque no entrarán en funcionamiento hasta las próximas semanas.

También se ha trasladado desde la Península un buque cisterna con capacidad para 30.000 metros cúbicos que permitirá aumentar el caudal de agua para riego.

Aumento de la actividad eruptiva

Ya en la noche del sábado aumentaba la actividad volcánica y se registraban numerosas explosiones, pero ha sido en la tarde del domingo cuando se ha notado una mayor efusividad del volcán, aunque sin estas explosiones. Así lo han informado desde el Instituto Vulcanológico de Canarias, que en sus redes sociales anunciaba sobre las 21:00 ese "incremento notable" de la actividad efusiva en la erupción.

Poco después parte del cono vencía hacia el lado noroeste, como queda reflejado en las primeras imágenes registradas nada más modificarse la morfología del volcán.

Los expertos no descartan la posibilidad de que puedan abrirse nuevos centros de emisión. En cuanto a la situación de los vecinos, en la localidad de El Paraíso han sido evacuados debido a la acumulación de gases tóxicos que registraba la zona, que ya había sido evacuada previamente.

Las coladas de lava ya han llegado a afectar a 400 hectáreas de terreno, y la gran isla baja que se está formando con la lava que llega al mar roza ya las 30 hectáreas de extensión.

Según las últimas estimaciones, el volcán ya ha escupido más de 80 millones de metros cúbicos de magma, casi el doble que el volcán Teneguía, que erupcionó en 1971. En cuanto a la destrucción en tierra, 946 edificaciones han desaparecido de un total de 1.074 afectadas.

Las imágenes que aparecen a continuación muestran la situación del volcán a última hora del domingo, cuando la lava descendía en grandes cantidades, formando una gran masa de magma incandescente y de todo dorado, por la ladera del volcán en su recorrido hasta el agua.

Nuevo paquete de ayudas para La Palma

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado un plan de ayudas de más de 200 millones de euros que será aprobado el próximo martes en el Consejo de Ministros.

Este dinero, ha explicado Sánchez "va a ser destinado de manera urgente de parte del Gobierno de España a la isla de La Palma".

Se trata además del segundo paquete de medidas tras los 10,5 millones de euros aprobados esta semana.

Por otro lado, Sánchez ha pedido "tranquilidad" a aquellas personas que quieran visitar La Palma. "Sé que es muy difícil, pero hay que tener paciencia", ha expresado.