Platos sucios, etiquetas por los suelos, papeles, comida, plásticos y basura en el lavamanos. Estas son solo algunas de las cosas que se encuentran a diario las camareras de piso de los hoteles, las conocidas como Kellys, y que hoy han denunciado a través de las redes sociales.

"Estas son algunas de las condiciones de las habitaciones que no podemos encontrar las Kellys en hoteles de cuatro estrellas como es el Meliá", han escrito a través de Twitter.

El mensaje lo acompañan con imágenes de verdadero asco: comida desparramada, platos y utensilios de plástico por los suelos mezclados con ropa interior sucia y todo aderezado con mascarillas usadas por doquier.

 

"Y luego querrán que limpiemos 23/25 (habitaciones) en menos de seis horas", han denunciado.

Las camareras de piso denuncian que sus condiciones vuelven a ser las de siempre, con cargas excesivas de trabajo para sus jornadas, a lo que la pandemia añade el fraude con las prestaciones: como ERTES parciales que en realidad son jornadas completas.

Y tampoco se ha avanzado casi nada en otra de sus históricas reivindicaciones, que sus lesiones laborales, algunas crónicas, empiecen a considerarse enfermedades profesionales.

"Aparte de que algunos clientes sean incívicos y no valoren el trabajo que supone dejar una habitación limpia, no podemos seguir con las cargas de trabajo que nos ponen las gobernantas. Es necesario cumplir la Ley de Previsión de Riesgos Laborales y hacer los estudios ergonómicos y psicosociales ya", exigen.

En Barcelona, han decidido tomar la iniciativa, y de manera colaborativa, con 60.000 euros -ya tienen más de la mitad- quieren crear un portal de hoteles que respeten sus condiciones laborales.