Varias decenas de personas se han concentrado este sábado ante el Ayuntamiento de Granada para exigir la dimisión del alcalde de la ciudad, Francisco Cuenca, al que han calificado de satánico por una iluminación navideña que creen ofensiva e interpretan como cruces invertidas.

La protesta ha coincidido con la convocatoria de un minuto de silencio para condenar la muerte, este viernes, de una mujer apuñalada por su expareja, lo que ha generado momentos de tensión entre los dos grupos de concentrados en la plaza.

Los asistentes a la protesta, que han portado crucifijos y carteles contra el equipo de Gobierno municipal, han interrumpido el silencio que reinaba en la plaza, una actitud recriminada a la que han reaccionado sumándose a ese silencio después de algún rifirrafe.

Tras atender a las explicaciones de los concentrados en memoria de la joven asesinada presuntamente por su expareja, el grupo de manifestantes contra el consistorio ha rezado un padrenuestro en su memoria.

Pasados estos minutos de tensión, varias decenas de estos manifestantes han pedido la dimisión del alcalde y han coreado consignas como "fuera el satanismo". Los concentrados han protestado así contra la iluminación navideña de la plaza del Carmen, que han interpretado como cruces invertidas que representan una ofensa a su credo.

Han dedicado además uno de sus carteles de protesta a criticar al arzobispo de Granada, Javier Martínez, al que han calificado de traidor por no haber impedido estos adornos satánicos. La iluminación navideña de esta misma plaza ya provocó el rechazo del grupo municipal de Vox, que registró este viernes una solicitud de información para conocer los detalles sobre la adjudicación de la iluminación tras hacerse eco de un vídeo que denunciaba la instalación de supuestas "cruces invertidas".

La petición se sumó a un vídeo difundido por la secretaria general de Vox en el Congreso y diputada por Granada, Macarena Olona, que en su perfil de Twitter compartió un vídeo sobre la iluminación navideña de la referida plaza. "Pensaba disfrutar con mi pequeño enseñándole la iluminación navideña de las calles de Granada. Pero no voy a llevarle porque pasaría miedo. Se ha decidido llenarlas de cruces invertidas. Los sueños de los niños deberían ser sagrados", apuntó Olona, que también calificó de satánicas las "cruces invertidas".