Los seres humanos cada vez vivimos más, algo que ha sido posible gracias a los avances científicos. Ahora, se espera que la sociedad vuelva a experimentar un cambio en este sentido, y es que esperan que pronto la esperanza de vida de las personas sea de 120 años.

Lo cierto es que cada vez somos más optimistas a la hora de responder a la pregunta de cuántos años viviremos. Actualmente, la mayoría suele apostar por llegar hasta los 80 ó 90 años. Una esperanza que crece de generación en generación.

En 1850 las personas apenas alcanzaban los 29 años. Sin embargo, hoy la media mundial se sitúa en 72. Un dato que aumenta si nos centramos España, donde la media es mayor de 83. El hecho de que cada vez nos cuidemos más es una de las razones que hacen que esto sea posible.

Pero, sobre todo, esto se ha conseguido gracias a los avances médicos y científicos. Aun así, queda lejos el mito de la eterna juventud, tantas veces evocada por la literatura y el cine. Que sepamos, la persona más longeva del mundo vivió 122 años, un listón que la ciencia intenta superar.

"Si modificamos los mecanismos del envejecimiento con fármacos o con terapias celulares este tope biológico de 120 años se puede superar", ha reconocido María Blasco, Científica y Directora del Centro Nacional Investigación Oncológica.

Envejecemos porque los extremos de nuestros cromosomas se acortan con el tiempo. Pero esa situación se puede retrasar. "Una cosa que podemos hacer es activar o volver a dar a nuestras células una enzima que se llama telomerasa, y esto lo estamos haciendo con una terapia avanzada o con fármacos", ha aclarado María Blasco.

Pero, ¿y enfermedades como el cáncer o el alzhéimer? ¿Llegaremos a vencerlas algún día? "Será más fácil prevenir la progresión del alzhéimer que frenar el cáncer", ha confesado.

Vivir más, pero sobre todo mejor. No ser eternos, pero sí más duraderos. Es el gran desafío de la ciencia.