"Un cohete chino sin control va a impactar en Madrid", titulan diversos medios. Alarma. Pinchazos en las webs. Entonces, ¿qué va a pasar? ¿Va a desaparecer la ciudad, vamos a morir todos? Visto así, lo parece. Y lo mismo deben estar pensando los habitantes de Nueva York o Sydney, porque hay quien dice que caerá allí. Vamos, una lotería.

De hecho, la probabilidad de que caiga en Madrid es como la de que "te toque el Euromillón", confima a laSexta el presidente de la Asociación Astronómica de España, Miguel Gilarte. La posibilidad de que restos del artefacto Long March 5B que China lanzó el pasado 29 de abril impacten en la capital es "ínfima, casi inexistente".

Así que, falsa alarma. Es verdad que los restos del cohete están de vuelta hacia la Tierra, pero fuera de control... Eso ya es mucho decir y mucho alarmar. "Lo normal es que se desintegre" y "es más probable que impacte contra el mar que en superficie sólida", añade el experto.

Medios internacionales aseguran que su radio de alcance es amplísimo, desde Sydney hasta Nueva York pasando por la totalidad de África y Sudamérica, además de parte de Asia. Mire la imagen.

"Solo una pequeña parte podría caer en el suelo y lo harían potencialmente en zonas alejadas de la actividad humana, como en el océano", añade Miguel Gilarte.

Por su parte, varios analistas chinos consultados por Global Times apuntan a que la caída de restos de artefactos espaciales en la Tierra es algo común y apuntan a que "la afirmación del Pentágono de que los restos del cohete están volando de regreso fuera de control y pueden causar daños si impactan en áreas habitadas no es más que la exageración occidental de la 'amenaza de China' en el avance de la tecnología espacial".