¿Qué significa la luz en ámbar de los semáforos para los conductores? En la teoría, seguramente lo tengamos claro, pero en la práctica, la mayoría aceleramos cuando vemos este color.

Por si acaso, lo aclaramos: la luz en ámbar intermitente indica que el peatón tiene prioridad, pues su luz está en verde. Sin embargo, el semáforo para los conductores no está en rojo, con lo que sí que se puede pasar si no hay personas cruzando. Los dos, por tanto, tienen permitido el paso. Es en ese momento cuando se produce el conflicto y también, los sustos.

La intención de este tipo de semáforos no es otra que la de mejorar los flujos de tráfico y reducir la congestión, aunque la consecuencia puede ser la confusión, y con ella, llega el peligro. Por ello, la DGT "pide a las ciudades que, en esos puntos en los que se analice que hay un conflicto y hay además un elevado tránsito de peatones, se evite el ámbar", según explica Jorge Ordás, subdirector de movilidad y tecnología de la Dirección General de Tráfico. Una solución sería instalar en estos puntos peligrosos semáforos con contador o con pulsador.

Una organización británica dedicada a la reducción de accidentes señala que España es el único país del mundo que sigue teniendo esta fase ámbar intermitente para coches que coincide con la verde para peatones.