El president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha manifestado que, a falta de confirmación, todo apunta a que el incendio de la residencia de Moncada (Valencia) que hasta el momento ha dejado 6 fallecidos se ha podido deber a "un cortocircuito" de "alguna máquina de oxígeno que estaba en funcionamiento".

Puig, quien ha visitado este miércoles la residencia, ha expresado sus condolencias a todas las familias que "desgraciadamente han perdido a un ser querido" en esta "desgracia" y a las que tienen a familiares hospitalizados, y ha considerado que lo "fundamental" en estos momentos es que las personas heridas se recuperen.

El president ha explicado que la Guardia Civil está inspeccionando y llevando a cabo las investigaciones para determinar las causas "de este terrible accidente", del que ha dicho que "ha sido una especie de tormenta perfecta", por cómo y dónde se ha producido "para tener un efecto más letal".

Según ha explicado a los medios de comunicación, los residentes están "conmocionados" por el suceso, y ha resaltado "el magnífico esfuerzo" de todas las Fuerzas de Seguridad, los bomberos, el Ayuntamiento, el personal de la residencia y de quienes han trabajado para que "la desgracia no fuera aún más grande" y que se pudieran "salvar las máximas personas posibles".

Puig ha admitido que el hecho de que los internos del centro sean "personas con grandes problemas de movilidad" ha hecho que el rescate fuera "muy complicado", y ha asegurado que ha sido "una noche muy triste" para la Comunidad Valenciana, durante la que ha hablado en varias ocasiones con la alcaldesa de la localidad.

Este es el segundo incendio que ocurre en la residencia valenciana, que el 25 de abril de 2008 sufrió otro siniestro en el que siete personas sufrieron una intoxicación leve por humo y que fue provocado por una anciana de 87 años que se suicidó tras iniciar el fuego.