Alrededor de 550 kilómetros de carretera, repartidos por 12 provincias, sobre todo de la red secundaria y en el norte peninsular, presentaban a primeras horas de la tarde de este jueves restricciones al tráfico por acumulación de nieve en la calzada. Una de las vías afectadas es la A-6, en la que está cortado un tramo de 30 kilómetros a la altura de Brazuelo (León).

El peor temporal en lo que va del otoño ha obligado a la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) a activar avisos en 39 provincias por nieve, viento, oleaje o lluvia. El tiempo más adverso se espera en el noroeste peninsular, sobre todo en Asturias y León, donde habrá nevadas copiosas que dejarán al menos 40 centímetros de nieve.

Por ello, la Dirección General de Tráfico (DGT) aconsejó ya el miércoles a los conductores que, salvo que fuera estrictamente necesario, evitasen circular por las carreteras de ambas provincias entre la medianoche de este jueves y a lo largo de este viernes debido a las nevadas.

Poco antes de las 14:30 horas del jueves, estaba cerrada al tráfico la A-6 a la altura del término municipal de Brazuelo, concretamente entre los kilómetros 330 y 360 en sentido hacia A Coruña.

 

Según los datos de la DGT sobre el estado de las carreteras, los efectos del temporal se han ido sufriendo más a medida que avanzaba la mañana, puesto que de los casi 350 kilómetros que presentaban restricciones al tráfico se pasó a los 450 kilómetros a las 14:00 horas.

En ese momento había 44 tramos de carreteras afectadas por la nieve o el hielo, de los cuales cinco estaban cortados al tránsito de vehículos (nivel negro), en 25 era necesaria la utilización de cadenas o llevar neumáticos de invierno (rojo), en 7 había restricciones a los camiones (amarillo) y en siete la nieve en la calzada condicionaba el tráfico (verde).

Las limitaciones en la circulación de vehículos (niveles negro, rojo y amarillo) estaban activadas en las provincias de Huesca, Teruel, Asturias, Cantabria, Ávila, León, Salamanca, Zamora, Lugo, Ourense, Navarra y Granada. Cerca de 35 kilómetros de cinco carreteras se encontraban cerrados al tráfico, todos ellos de la red secundaria. La mayoría eran puertos de montaña, concretamente en Cantabria (Lunada, con la CA-643, y Estacas de Trueba, con la CA-631), Salamanca (La Hoya, con la DSA-180) y Navarra (Belagua, con la NA-137).

Lo mismo ocurría con la A-4025 a la altura del municipio granadino de Güejar Sierra.

Nivel rojo

Por otro lado, cerca de 420 kilómetros distribuidos en 25 carreteras tenían activado el nivel rojo, es decir, los coches solo pueden ir a 30 kilómetros por hora y con cadenas o neumáticos de invierno y estaba prohibida la circulación de camiones, autobuses y vehículos articulados.

En esta situación estaban puertos de montaña en Asturias (Tarna, con la AS-117; El Acebo, con la AS-12; El Palo, con la AS-14; Tormaleo, con la AS-212; Ventana, con la AS-228; Leitariegos, con la AS-213; Somiedo, con la AS-227; La Marta, con la AS-364; Connio, con la AS-348; San Isidro, con la AS-112; Pozo Mujeres Muertas, con la AS-29; Cobertoria, con la A-230; Cerredo, con la AS-15, y La Garganta, con la AS-11), Ávila (Peña Negra, con la AV-932) y Granada (Monachil, A-395). El nivel rojo también afectaba a otras carreteras secundarias, situadas en Huesca (A-139 y A-2617 en Benasque), Teruel (A-1512 en Noguera de Albarracín, A-226 en Corbalán, A-2520 en La Puebla de Valverde, TE-V-9032 en Griegos y TE-V-9033 en Guadalaviar) y Lugo (LU-633 en Pedrafita do Cebreiro)

Nivel amarillo

Por otra parte, alrededor de 100 kilómetros de siete tramos de carreteras contaban con el nivel amarillo, es decir, prohibición del tráfico de camiones y límite de 60 kilómetros por hora para coches y autobuses. Todos ellos eran de la red secundaria, salvo la A-52 en Lubián (Zamora) y en A Mezquita (Ourense). Los restantes tramos estaban en Teruel (A-1511 en Pozondón y A-2403 en Ejulve) y Ourense (OU-0704 en A Pobra de Trives, OU-121 en O Barco de Valdeorras y OU-122 en Carballeda de Valdeorras).