Se cumplen dos semanas de la desaparición de Anna y Olivia, las dos hermanas de uno y seis años a quienes su padre, Tomás Gimeno, no devolvió a su madre el pasado 27 de abril en Tenerife.

La madre de las menores y expareja de Gimeno ha difundido un nuevo vídeo de las pequeñas -que puedes ver unas líneas más abajo-, para que cualquiera que pueda reconocerlas dé aviso a las autoridades.

Entretanto, la Guardia Civil y la Policía continúan con la investigación y la búsqueda se centra, ya casi de forma exclusiva, en el mar, según indica el periodista Manuel Marlasca.

En este sentido, cabe recordar que el padre fue captado por las cámaras del puerto saliendo a navegar dos veces la noche de la desaparición y que la silla de coche para bebés de la familia fue hallada posteriormente flotando en el agua.

Por otra parte, según apunta la agencia Efe, la Guardia Civil está analizando todas las aportaciones ciudadanas que se han realizado sobre la desaparición de las pequeñas para comprobar su veracidad.

Fuentes de la Benemérita citadas por esta agencia aseguran que se está investigando "todo" para dar con el paradero de las niñas y su padre. Además, confirman que se ha seguido el rastro de barcos que han realizado rutas cercanas a Canarias por si hubiese podido huir con las niñas a bordo de alguno de ellos.

Dos semanas en paradero desconocido

Todo comenzó el pasado martes 27 de abril, cuando Tomás Gimeno recogió a sus hijas a las 17:00 horas, como había pactado con su expareja. Sin embargo, aunque debía entregar a las niñas a las 21:00 horas, nunca llegó a hacerlo. A partir de ese momento se sucedieron una serie de llamadas en las que Gimeno aseguró a Beatriz, la madre, que no volvería a ver a sus hijas nunca más.

La progenitora denunció entonces los hechos ante la Guardia Civil y, al día siguiente, apareció a la deriva y vacía una embarcación propiedad de Gimeno. Se desplegaba entonces un amplio dispositivo de búsqueda que halló flotando en el mar una sillita de bebé que pertenece a Anna, la menor de las niñas.

Además, las cámaras del Puerto Deportivo Marina Tenerife habían grabado a Tomás Gimeno el día de la desaparición llegando al muelle con su coche a las 21:30 horas y realizando varios viajes entre su vehículo y la embarcación para llevar bolsos, maletas y ropa.

Poco antes de las 22:00 horas, salió a navegar y regresó a las 23:30: entonces, compró un cargador en una gasolinera cercana, cargó la batería en la garita del vigilante del muelle y a las 00:30 horas zarpó por última vez, sin que se le haya vuelto a ver desde entonces.

Ante esta situación, un Juzgado de Tenerife incoa diligencias previas por un presunto delito de secuestro. Además, la Guardia Civil encontró restos de sangre en el barco de Tomás Gimeno, que finalmente se comprobó que no pertenecía a las niñas.

Durante las pesquisas se han llevado a cabo varios registros en la finca de Gimeno, en Igueste de Candelaria, donde en principio no se ha hallado nada relevante. También se han barajado numerosas hipótesis, que continúan abiertas.