Suspender o no las clases todo el curso. Es lo que decide este martes la comisión permanente del Consejo Escolar del Estado. Tiene que votar un documento sobre las medidas a adoptar ante la crisis del coronavirus, entre ellas si se deben suspender las clases todo el curso.

Entre esas recomendaciones, destaca la que propone suspender definitivamente las clases presenciales en todas las etapas educativas no universitarias para lo que queda de curso, que finaliza el próximo mes de junio. La mayoría de las universidades españolas, donde la actividad lectiva finaliza antes, ya han decidido que no volverán a celebrarse más clases presenciales.

El presidente del Consejo Escolar del Estado, Enrique Roca, ha propuesto que la repetición sea algo "realmente extraordinario" este curso ante las "circunstancias especiales de la pandemia".

La Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes CANAE también es partidaria de "modificar la normativa necesaria de forma excepcional para que durante el presente curso ningún estudiante repita curso", algo que esta organización de estudiantes ya solicitó al Ministerio de Educación y Formación Profesional hace dos semanas ante la situación de "excepcionalidad" que ha provocado la crisis del coronavirus en España.

La Confederación Española de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (CEAPA) ha pedido, por ejemplo, no impartir nuevos contenidos al alumnado si se mantiene la enseñanza a distancia, y que las evaluaciones de este curso tengan en cuenta solo lo aprendido en las aulas hasta el mes de marzo.

Aprobado general en Italia

En Italia, el Gobierno ha promulgado un decreto con el que otorga un aprobado general a todos los estudiantes este curso. Una medida que busca que ninguno se quede atrás como consecuencia de la emergencia del coronavirus, que ha causado más de 16.000 fallecidos en el país.

"Estamos asegurando el año escolar", ha dicho la ministra italiana de Educación, Lucia Azzolina, en rueda de prensa.

Así, todos los estudiantes serán aprobados, con independencia de su nota en los primeros meses del curso, y pasarán al siguiente de forma automática. No tendrán exámenes y serán calificados por su rendimiento en el año, también durante los últimos meses en los que han recibido educación a distancia. "Si hay asignaturas que tengan que recuperar, lo harán en septiembre", ha señalado la ministra.

La ministra de Educación había justificado recientemente en declaraciones a los medios que el Gobierno no tiene la certeza de que los estudiantes hayan podido acceder en las mismas condiciones a la educación a distancia ofrecida por los colegios estos meses y, por eso, no se les puede imponer exámenes.

El decreto también prevé la contratación de 4.500 profesores que cubrirán puestos vacantes de jubilados desde el verano de 2019.