Sara Wuillermin ha publicado una imagen realmente conmovedora: son varios tapetes hechos en ganchillo por su madre enferma de Alzheimer. Con esta fotografía ha querido reflejar el proceso degenerativo que sufren las personas con esta enfermedad. Tras la imagen publicó un escrito en la misma red social donde explica la imagen y el desarrollo de la enfermedad de su madre.

"Estos cuadrados representan su progresión a lo largo de un año o dos, en los primeros años de la enfermedad (ella sufrió un inicio temprano y fue diagnosticada a los 54 años, yo tenía 22). No recuerdo exactamente cuándo dejó de ser capaz de hacer ganchillo para siempre: hizo cuadrados por un tiempo, luego los círculos, luego los pequeños trozos de ganchillo, hasta que llegó al punto en el que simplemente llevaba las agujas y el hilo en su bolso (que de otro modo estaba vacío porque ya no podía aferrarse a los objetos de valor)", relata Wuillermin en la carta.

La joven, ha explicado en su cuenta de Facebook que su madre "amaba hacer ganchillo" y por eso pensó que era la mejor manera de mantener el cerebro activo cuando le detectaron la enfermedad. "A medida que avanzaba el tiempo y la enfermedad, se hizo más difícil completar los diseños que ella había hecho en los meses y semanas anteriores. Al poco tiempo, pasó a hacer círculos fuertemente construidos. Al final, sólo tenía las agujas vacías en su mano, simulando el acto de crear", afirmaba en Facebook.

Sara Wuillermin asegura que no recuerda el momento en el que su madre dejó de hacer ganchillo "hasta que llegó al punto en el que simplemente llevaba las agujas y el hilo en su bolso".