Erica Shryock, de 19 años, y su novio de 18 años, Charles Elliott, han sido condenado a cinco años de prisión por dejar que su bebé sufriera más de 100 mordeduras de ratas. Ellos han declarado que no eran conscientes de lo que ocurría hasta que los gritos de la recién nacida, de 15 días de edad, les despertaron y la vieron empapada en sangre.

La pequeña tenía mordiscos en los brazos, los dedos, las manos y la cara, incluido un corte en la frente por el que tuvo que ser sometida a una cirugía reconstructiva.

Aunque los padres afirman que no sabían lo que estaba ocurriendo, el informe médico determinó que las heridas habrían tardado horas en ocurrir y que el bebé habría sufrido las mordeduras de los roedores esas horas. La pareja adolescente admitió que habían consumido drogas, como metanfetaminas y marihuana, en los días previos al ataque.

Charles Elliott, izquierda, y Erica Shryock, derecha | Oficina del Sheriff del Condado de Columbia

Durante el registro de la casa donde vivía la familia, los agentes encontraron un sombrero y una manta empapados en sangre en la cuna de la recién nacida. Asimismo, vieron huellas y excrementos de roedores, según informa 'The Sun'.

Un médico aseguro que tanto Shryock como Elliott estaban "incapacitados o ausentes por no haber respondido a la angustia del bebé". La pareja adolescente ha sido sentenciada a cinco años de prisión y es probable que sean puestos en libertad condicional después de 304 días en prisión.

Según informan, la pareja también tiene otros dos hijos, que han pasado a disposición del Departamento de Servicios Humanos de Arkansas. Por su parte, el bebé, que nació prematuramente, ha sido adoptado y está fuera de peligro.