Joaquí Benítez, exprofesor de gimnasia del colegio Marista de Sants-Les Corts, ha sido condenado finalmente a 21 y nueve meses de cárcel y 120.000 euros de indemnización tras varios casos de abuso infantil entre 2006 y 2010.

Fue juzgado por la sección 21 de la Audiencia de Barcelona por abusar sexualmente de cuatro menores en la escuela Hermanos Maristas Sants-Les Corts, aunque al menos otros diez alumnos más denunciaron los mismos hechos, que no llegaron a juicio porque su caso prescribió.

La Fiscalía pedía para el pederasta confeso 22 años de prisión y 14 de inhabilitación por los cuatro abusos a menores, mientras que la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona, que han ejercido la acusación popular, solicitaban 35 y 25 años de prisión respectivamente así como el pago de indemnizaciones a las víctimas.

Además de esta condena la Audiencia le ha prohibido ejercer como docente durante 13 años y 8 meses y ha establecido una orden de alejamiento y prohibición de comunicación respecto de las víctimas.

La congregación religiosa será quien pague dicha indemnización puesto que solamente ha sido juzgada como responsable civil pese a que Benítez les atribuyó haber encubierto unos abusos que cometió en el año 1986.

Según ha recogido la sentencia, Benítez aprovechaba que tenía una camilla en su despacho para realizar a los alumnos masajes con el fin de "aliviar tensiones". No obstante, según ha recogido 'El Periódico', ahí tenían lugar los abusos sin consentimiento de los menores "aprovechando su condición como profesor".

Así pedía perdón Joaquín Benítez tras abusar sexualmente de sus alumnos: "Estoy muy dolido aunque no me salgan las lágrimas"