El ataque con escopeta en el campus de Leioa de la Universidad del País Vasco generó gran alarma entre alumnos y trabajadores del centro. Tras minutos de tensión, la Ertzaintza consiguió detener al atacante sin que nadie resultara herido y, ahora, 24 horas después, salen a la luz los primeros detalles del suceso.

Todo comenzó sobre las 18:30 horas, cuando el joven detenido, un alumno de 21 años, llegaba a la facultad de Ciencia y Tecnología armado con una escopeta. Allí efectuó los primeros seis disparos contra una cristalera antes de entrar en el recinto y arremeter contra vitrinas, ventanas y pantallas.

"Una profesora abrió puerta para ver qué pasaba, le vio, cerró la puerta y apagó las luces", explicaba entonces uno de los alumnos del centro. En su recorrido por los pasillos, el agresor se topó con varias personas a las que gritó que se apartaran.

Según explican los testigos, aseguraba que "no quería hacer daño a nadie, solo a la Universidad", pero nada hizo rebajar la tensión. "Si se le cruza el cable y mata a 30 personas, qué haces", se planteaba un alumno.

El joven realizó al menos 25 disparos antes de ser detenido por la Ertzaintza, que había tomado la universidad. Según fuentes policiales, se había hecho con el arma ayer mismo a través de un portal de compra por internet y, de hecho, ya ha había registrado y practicado en un campo de tiro cercano.