Toño Piñeiro compró una casa en A Pousada (Lugo) y se ha llevado la sorpresa de su vida. Con la restauración de la vivienda ha hallado seis botes repartidos por toda la casa y que en su interior contienen nueve millones de pesetas, unos 54.000 euros al cambio.

La historia la ha publicado Diario de Pontevedra, donde explica que los primeros hallazgos fueron una sorpresa y una celebración, ya que todavía podía hacerse el cambio. Algo imposible desde el año pasado: "Mira que los llamé, que son muchos billetes, pero me dijeron que ya no se podía", lamenta en declaraciones al rotativo.

Los últimos billetes que han encontrado son de 5.000 pesetas y del año 1979, por lo que tampoco tendrán demasiada salida entre coleccionistas ya que "no son demasiado antiguos". Los billetes los encontraba dentro de botes de Nesquik, algo que, supone, se debía para evitar que los comiera la humedad.

La casa pertenecía a un trabajador de la cerámica que era también tratante de ganado, Manuel do Xentes, y que murió sin herederos.