¿Qué hacer cuando un perro hace presa sobre una persona? Son situaciones muy complicadas, en las que se hace difícil pensar con rapidez y en las que la vida de una persona puede estar en juego. Una toma de decisiones crucial que puede hacer que el final sea feliz o trágico.

Ha sucedido en Murcia. Allí, una veterinaria ha logrado salvar a una niña de sólo dos años que había sido atacada por un American Stafford, un perro catalogado como muy peligroso. Su potente mandíbula hace presa y no suelta con facilidad. La madre de la pequeña tiraba de ella y la veterinaria, metiendo la mano en la boca del animal, logró desbloquear la mandíbula. Sin embargo, ninguna de estas dos acciones son recomendadas por los expertos.

En ningún caso, aunque la desesperación sea total, hay que tirar de la víctima. Se pueden producir desgarros y lesiones mayores. Tampoco hay que golpear al animal, ya que con esto sólo se conseguirá que apriete más el cepo.

Así lo explica Jorge García, adiestrador canino. "Al generar movimiento lo único que conseguimos es activar ese instinto tan arraigado de presa que tienen estos animales", señala. Lo primero que hay que conseguir es "inmovilizar al perro", y reducir la tensión con la presa para que él solo suelte.

Según Carlos Álvarez, del Grupo de Trabajo Canino Euskogal, intentar abrirles la boca, si no se es un experto, es imposible. "Son perros que tienen una mandíbula muy fuerte", añade.

Otra posible acción es actuar sobre las fosas nasales del perro, "ya sea con un spray desodorante, colonia o incluso agua", para que según Jorge García, el animal intente respirar mejor y abra la mandíbula. Y sólo como último recurso se puede actuar en la zona de la garganta del animal, presionando en la tráquea.

Y si el ataque es inminente, llamar la atención del animal hacia otro objeto, como un bolso que pueda atrapar, y escapar mientras el animal está entretenido.

Sin embargo todos coinciden en lo mismo. La mejor respuesta es prevenir. Llevar al animal controlado. Porque al final la responsabilidad no es del animal de cuatro patas, sino del humano de dos.