Un usuario de Twitter (@stluis_htx) ha explicado en redes sociales que sufría problemas de respiración al dormir, por lo que decidió instalar una cámara para ver qué ocurría.

Tras grabar una noche entera y visualizar las imágenes, el joven se llevó una sorpresa: descubrió que su gato se subía a la cama y se colocaba sobre su cabeza. Lo que le impedía respirar con normalidad.

 

La publicación ha recibido miles de interacciones y comentarios de internautas que explican casos similares, con material gráfico incluido.