David Serrano, el dueño de la finca de Totalán donde murió el pequeño Julen al caer por un pozo de más de 100 metros de profundidad, ha asegurado en varias declaraciones públicas y ante la Guardia Civil que el pozo estaba tapado por dos bloques de hormigón que él mismo colocó, llegando a asegurar que "se había escurrido entre los dos bloques y había desaparecido".

El cruce de acusaciones entre Serrano y el pocero que excavó el túnel no ha cesado desde el arranque de la investigación y es que ambos se echan las culpas sobre los permisos para hacer la prospección. El pocero asegura que dejó sellado el pozo con una gran piedra y el dueño de la finca lo desmiente y asegura que fue él quien colocó los bloques.

La prueba clave en el juicio por homicidio imprudente es la inspección ocular que realizó la Guardia Civil al llegar al lugar de los hechos. El diario Sur ha accedido al atestado en el que los agentes describen cómo estaba el terreno: a 17,5 metros de la boca del pozo encontraron restos de ceniza junto a dos bloques de hormigón.

Imagen de la finca incluída en el atestado de la Guardia Civil | Diario Sur

"Entre esa zona y el pozo se encuentran cuatro sillas de plástico apiladas junto a una mesa, otras dos sillas apiladas que tienen bolsas con botellas de agua, vasos de plástico y una bolsa de aperitivos, y otra silla de las mismas características sobre la cual se encuentra una sartén con dos asas y resto del preparado de una comida", explican.

Sí, encontraron bloques de hormigón, pero ni rastro de ellos en los alrededores del agujero, lo que desmentiría la versión del dueño de la finca: "El pozo se encuentra abierto y sobre mismo se halla instalado un trípode para facilitar las labores de inspección en el interior del pozo con equipos técnicos montado por los bomberos y agentes de la Guardia Civil que estaban realizando labores de localización y rescate del menor. No observándose en sus proximidades ninguna piedra o bloque de hormigón de los que, según testimonios, tapaban la boca del pozo".

Imagen de uno de los bloques incluída en el atestado de la Guardia Civil | Diario Sur

Se trata de un atestado que contradice la versión de David Serrano y del padre de Julen, que aseguraron que los bloques se encontraban junto a la boca del pozo.

El dueño de la finca de Totalán se rompe: "Mi niña jugaba con Julen y podría haber sido ella. No me lo voy a perdonar nunca"

El dueño de la finca de Totalán en la que murió el pequeño Julen cuando cayó por un pozo de más de 100 metros de profundidad ha asegurado que nunca se va a perdonar el terrible suceso: "El niño estaba jugando cuando escuché voces aterradoras, me acerqué y había ocurrido que el niño se había escurrido entre los dos bloques y había desaparecido".

Las contradicciones del caso Julen: el dueño de la finca dice que el pozo no se tapó y el pocero asegura que puso una piedra de 15 kilos