Este domingo se cumple un año del asesinato del joven Samuel Luiz y el caso sigue a la espera de juicio "por cuestiones pendientes en este procedimiento", informa Europa Press. Dos menores cumplen una medida de internamiento en régimen cerrado tras aceptar una condena de tres años y medio por el asesinato, mientras que otros cinco adultos esperan la celebración del juicio. Tres de los adultos permanecen en prisión preventiva y los dos restantes, un hombre y una mujer, están en libertad aunque obligados a comparecer periódicamente en el juzgado.

Tanto la Fiscalía como las acusaciones consideran los hechos constitutivos de un delito de asesinato. A uno de los adultos, además, el Ministerio Público le atribuye otro delito de robo con violencia por apropiarse presuntamente del móvil de Samuel, que murió la madrugada del 3 de julio de 2021 tras recibir una brutal paliza en el paseo marítimo coruñés, a la salida de un local de ocio.

Fuentes próximas al caso apuntan al "retraso en la autorización solicitada a la justicia estadounidense para el acceso a mensajes borrados en redes sociales por los detenidos, según la investigación". El Juzgado de Instrucción número 8 de A Coruña hizo en su momento un requerimiento a tal efecto y, a su vez, Estados Unidos pidió información para determinar si permitía al acceso a mensajes en redes como Instagram o WhatsApp. Esta misma semana se ha conocido que Estados Unidos respondió de forma favorable a esa petición, por lo que los datos recibidos ya han sido enviados a la Policía Nacional para su análisis.

Menores la noche del crimen

Por otra parte, las defensas han logrado que se admita la remisión a dicho juzgado de lo relativo a la causa de los dos jóvenes, menores en el momento de los hechos, los únicos que están ya condenados tras un acuerdo alcanzado entre las partes personadas. Esta petición la plantearon letrados de la defensa con el fin de conocer las declaraciones aportadas en un procedimiento judicial que se siguió de forma distinta por no tener estos dos jóvenes la mayoría de edad en el momento de los hechos, motivo por el que ingresaron en un centro de menores.

Adultos a la espera de juicio

A la espera de juicio se encuentran otros cinco adultos. Tres de ellos están en prisión preventiva y hasta el momento se les ha denegado su puesta en libertad. Los dos restantes, un hombre y una mujer, se encuentran en libertad con obligación de comparecencias en el juzgado.

Los jóvenes fueron detenidos durante una investigación policial que no descartó ninguna hipótesis sobre el motivo de lo sucedido, como una agresión homófoba, al constatar que hubo insultos de esta índole durante la paliza que le ocasionó la muerte al joven Samuel.

Investigación policial

Remitiéndose a los resultados de la autopsia, la Policía Nacional sostuvo que Samuel Luiz "murió por un fallo multiorgánico" como resultado de "muchísimos golpes". Descartaron el uso de armas y que falleciese "por un navajazo". No obstante, en un vídeo del que no se concretó la fecha de su grabación y que los investigadores trasladaron al juzgado, se veía a los detenidos con armas. En las imágenes, portaban machetes y bates, según apuntaron en su momento fuentes próximas al caso.

El desencadenante de lo sucedido, de acuerdo con la investigación, pudo haber sido una videollamada de Samuel y una amiga con otra persona y que originó reproches por parte de uno de los detenidos al creer que le grababan, y que acabó en una agresión y la muerte del joven. Antes, para tratar de ayudarlo, intervinieron dos hombres de nacionalidad senegalesa. Uno de ellos fue agredido al recibir también diversos golpes y patadas.

Ola de solidaridad

La muerte de Samuel Luiz provocó una ola de indignación, pero también de muestras de solidaridad en el propio lugar donde se produjeron los hechos con la colocación de flores y otros recuerdos en su homenaje, así como movilizaciones promovidas por movimientos LGTBI y otras muestras de apoyo por parte de representantes políticos y personajes públicos de distintos ámbitos y en todo el mundo.