El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha rechazado, por unanimidad, los dos ejes fundamentales del anteproyecto de ley de garantía de la libertad sexual, conocida como ley del "sólo sí es sí", la redacción del consentimiento expreso y la supresión de la distinción entre abuso y agresión sexual.

El órgano de gobierno de los jueces ha aprobado este jueves su informe sobre el texto del Ministerio de Igualdad para reformar la tipificación de los delitos sexuales, un dictamen crítico -pero no vinculante- que llega tras cuatro meses de deliberaciones y se opone al espíritu de la norma.

La propuesta de los jueces consideraba que la definición de consentimiento recogida en el anteproyecto de Ley Orgánica de Garantía Integral de la Libertad Sexual puede comportar una inversión de la carga de la prueba y no logrará evitar la victimización secundaria.

El Código Penal "ya se asienta" sobre el consentimiento

De acuerdo con el informe, el Código Penal vigente "ya se asienta sobre la idea de consentimiento, aunque no incluya una definición del concepto" y que la dificultad no existe en su conceptualización, sino en lo probatorio: cuándo existe o no. "Las eventuales dificultades procesales de acreditar la ausencia de consentimiento no pueden trasladarse al ámbito de la tipicidad", dice el informe, que asegura que la definición "determina un aparente desplazamiento de la carga probatoria", que debería ser probada por la defensa.

"De esta forma, se estarían alterando de modo sustancial las normas sobre la carga de la prueba en el proceso penal, con riesgo de afectación del principio de presunción de inocencia", dice el documento.

Además, con respecto a la victimización secundaria de las mujeres, cree que el anteproyecto es contraproducente ya que "hará girar los interrogatorios hacia el modo en que la víctima suele prestar consentimiento sexual".

En contra de asumir el abuso dentro de la agresión

Los ponentes también estaban en contra de incluir el delito de abusos sexuales dentro del de agresión sexual, ya que existirían dificultades legales por la desprotección de la víctima al resultar irrelevante el empleo de un medio comisivo más lesivo que otro de intensidad menor.

"Para el autor del delito no tendrá mayores consecuencias emplear un medio comisivo más lesivo que otro de intensidad menor", asegura el informe. "Para evitarlo sería necesario prever una modalidad agravada de agresión sexual cuando concurra un medio comisivo especialmente lesivo (claramente, con violencia, con amenazas), imponiendo la pena en su mitad superior", explican.

Del informe han sido ponentes Roser Bach, magistrada de la Sección de Apelación Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña; Juan Manuel Fernández, magistrado de la Sala Civil y Penal del TSJ de Navarra; y Pilar Sepúlveda, abogada y fundadora de la Asociación de Mujeres Víctimas de Agresiones Sexuales.

Montero responde: "Será ley"

Al respecto, la reacción por parte de la ministra de Igualdad, Irene Montero, ha llegado a través de las redes sociales, donde ha twitteado un escueto "Solo sí es sí", acompañado de la etiqueta #SeráLey.