El número de suicidios creció en el primer año de la pandemia un 7,4 % con respecto al año anterior: según el Instituto Nacional de Estadística (INE) se quitaron la vida 3.941 personas. La estadística de mortalidad del INE, publicada este miércoles, recoge que el suicidio se mantuvo como la primera causa de muerte externa, es decir, la que se produce de forma no natural.

Los suicidios crecieron todos los meses menos abril (bajó un 18 %) y noviembre (un 5,2 % menos), pero agosto fue el mes en el que más aumentaron con respecto al año anterior, un 34 %. En 2020 se suicidaron 2.913 hombres y 1.011 mujeres. De hecho, el suicido fue la primera causa de muerte por causa externa en los hombres (con un aumento del 5,7% respecto a 2019), por delante de las caídas accidentales (1.898, un 7,1% más), y el ahogamiento, sumersión y sofocación (1.467, un 12,2% menos).

En mujeres, la primera causa de muerte externa fue la caída accidental (1.707 fallecidas), seguida del ahogamiento, sumersión y sofocación (1.446) y los suicidios (1.011). En el caso de las mujeres, los suicidios aumentaron un 12,3% respecto al 2019. Por accidente de tráfico fallecieron 1.463 personas (1.168 hombres y 295 mujeres), lo que supuso un 20,6% menos que en 2019. Abril y mayo reflejaron los mayores descensos de defunciones por accidentes de tráfico, con un 55,6% y un 51,0% menos, respectivamente.

A día de hoy, las cifras de suicidio en España son demoledoras: se dan unos diez casos de media al día, y es actualmente la principal causa de muerte no natural entre los jóvenes (entre 19 y 25 años). Además, los intentos de suicidio y autolesión han aumentado un 250% durante la pandemia por coronavirus, según los últimos datos del Colegio Oficial de Psicología de Madrid (COP).

Cabe destacar, no obstante, que incluso los datos anteriormente explicados podría ser un espejismo: según un informe del COP, la cifra real de fallecidos podría multiplicarse hasta por tres, debido a que muchos casos se registran como otras muertes.

Pero ¿qué podemos hacer como sociedad para ayudar en la prevención del suicidio? ¿Se pueden detectar señales que alerten de este tipo de pensamientos en nuestro entorno más cercano? Un factor fundamental a la hora de tratar este tema es evitar el tabú, visibilizarlo y quitarle el estigma. Porque para tener un comportamiento suicida no hace falta tener un trastorno mental.