Una de las hipótesis de la policía es que a Juana Canal, la mujer desaparecida en 2003 y cuyos restos óseos fueron hallados en un paraje de Ávila en 2019, la mataron en su propio piso -en Madrid- y posteriormente se deshicieron del cadáver.

Es uno de los motivos por los que durante el jueves la Policía científica realizó una inspección en la vivienda, situada en la calle Boldano del barrio de Pueblo Nuevo. Si no se producen novedades, el caso prescribirá en febrero.

Juana Canal desapareció en 2003 después de mantener una fuerte discusión con su pareja. Sus restos óseos fueron encontrados por un senderista, junto a un arroyo en Ávila, en 2019. Su hermana, Ana María Canal, quien siempre ha sospechado de la pareja que en ese momento tenía Juana, ha hablado con laSexta y ha recordado que la casa estaba "patas arriba".

Ha señalado, además "la actitud de él. Él ha visto que no han aparecido los restos. No sé, una llamada... Nada en 20 años". De hecho, otro elemento que resulta "muy extraño" para la policía y el entorno de la víctima, es una nota redactada por este hombre en la que le explicaba al hijo de Juana que habían mantenido una discusión y ella se había ido.

El abogado de SOS Desaparecidos, Juan Manuel Medina, ha declarado a laSexta que ella "se marchó de esa vivienda sin llevarse ningún tipo de efecto personal. No se llevó ni su bolso".

"Creo que fue asesinada, pero tampoco lo puedo corroborar", ha agregado Medina. Puedes conocer más detalles sobre este caso en el vídeo principal de esta noticia.