Con motivo del Día del Orgullo LGTBI el próximo 28 de junio, Correos ha anunciado el lanzamiento de su primer sello LGTBI, con el fin de rendir homenaje a esta celebración mundial, y ha rotulado con la bandera arcoíris buzones, furgonetas y alguna de sus oficinas.

El diseño del nuevo sello, cuyo valor postal será de 1 euro, hace alusión directa al Pasaje Begoña, en Torremolinos (Málaga), que en 2019 fue declarado Lugar de Memoria Histórica y cuna de los Derechos y Libertades LGTBI, según ha informado Correos en una nota.

 

El objetivo de esta campaña es mostrar el compromiso de la compañía con el colectivo LGTBI y "su apuesta por la diversidad y la lucha contra la discriminación". Para ello ha creado el "Paq Orgullo", que incluye el sello, una bandera del orgullo, una postal prepagada y un abanico cuyo diseño combina el arcoíris con la famosa cornamusa de Correos.

La empresa pública también va a rotular con la bandera arcoíris y #NoSoloAmarillo muchos de sus icónicos elementos: buzones, furgonetas y alguna oficina como la de Chueca (Madrid). Correos devuelve así el color a la celebración del Orgullo, que este año en Madrid tendrá lugar en formato online del 1 al 5 de julio.

Duras críticas a la decisión de Correos

A través de un mensaje publicado en Twitter, Correos celebró con su acción el carácter diverso e inclusivo de España. Una decisión que, por otro lado, ha levantado ampollas en la extrema derecha, desde donde se ha criticado duramente el uso de dinero para pintar las furgonetas y buzones.

 

Entre ellos, ha sido Santiago Abascal, presidente de Vox, uno de los primeros en cargar contra la iniciativa de la empresa. También a través de Twitter, Abascal ha publicado una imagen de una furgoneta pintada con los colores de la bandera LGTBI con el siguiente mensaje: "No hay dinero para respiradores, ni para ERTE. ¡Gobierno criminal!".

No ha sido el único. El cantante José Manuel Soto ha destacado en redes sociales su posición en contra de la acción de Correos con argumentos muy similares a los de Santiago Abascal: "No había dinero para mascarillas, ni para respiradores, ni para EPI, y muchos murieron por ello. Ahora, en plena crisis, tiramos el dinero de todos en pintar toda la flota y los buzones de Correos para mayor gloria del colectivo LGTBI. Luego habrá que volverlos a pintar".