Las investigaciones en torno a la muerte de Esther López en Traspinedo (Valladolid) continúan. Todavía no está claro si se trató de un hecho accidental o de una muerte violenta.

Ahora el foco se centra sobre Óscar, uno de sus amigos. Por el momento, el joven ha dado varias versiones: la primera es que ambos se pelearon y ella se bajó del coche y la segunda es que había quedado con otra persona y por eso se marchó.

Según ha podido saber laSexta, el móvil de Esther apareció completamente limpio, sin ningún tipo de huella, ni siquiera suya. Además, varias cámaras de seguridad de gasolineras de la zona grabaron a Óscar los días posteriores y estos últimos meses lavando a conciencia su coche.

La Policía está inspeccionando el vehículo tras hallar una hendidura en la carrocería. La investigación se centra en descubrir si el joven ha cambiado alguna pieza del vehículo de forma reciente. Para ello, se ha contado con la participación de peritos, así como de un perro especialista en hallar restos biológicos.

El coche ya fue inspeccionado con anterioridad. Allí, los agentes encontraron restos de ADN de Esther, pero podrían ser compatibles con que la joven dejara el bolso o la chaqueta en el maletero. También hallaron restos de sangre del joven, aunque no se vinculó a ese periodo de tiempo concreto.

La autopsia reforzó la hipótesis del atropello

Los primeros resultados de la autopsia detectaron una luxación en la cadera y contusiones por todo el cuerpo. Unos signos que apoyarían la tesis de que la joven sufrió golpes al ser atropellada.

Aunque según las fuentes consultadas por laSexta cuando se conocieron estos resultados, esas heridas no tuvieron porque provocarle la muerte inmediata. De haber sido socorrida en ese momento, Esther ahora podría estar viva.

Esta teoría del atropello siempre ha estado sobre la mesa. Las recreaciones de recorrido con frenada y sin ella que la Guardia Civil hizo el 8 de febrero. Con la hipótesis del atropello hay que conocer ahora cómo fue, y sobre todo si fue intencionado. Si fue así, las pruebas recogidas en la carretera donde apareció el cuerpo son claves.