La Policía Nacional ha detenido a siete personas en Madrid y Barcelona por participar en un entramado a nivel europeo que falsificaba Pasaportes COVID-19 y también los resultados de test PCR en un fraude en el que estarían implicadas hasta 1.600 personas.

Según ha notificado el cuerpo, seis han sido detenidos en Madrid y uno en la provincia de Barcelona por los delitos de falsedad documental y contra la salud pública. De acuerdo con la Policía, habrían inscrito de manera fraudulenta a 1.600 personas en el Registro Nacional de Vacunación. Esto es, los pasaportes son válidos porque contaban con apoyo desde dentro aunque no estuvieran realmente vacunados: entre los detenidos hay una enfermera.

Los detenidos aprovechaban para anunciarse en grupos de aplicaciones de mensajería instantánea de temática negacionista donde ofertaban tanto las PCR falsas como los pases COVID falsificados. Entre sus clientes, de acuerdo con fuentes de la investigación, aparecen destacados nombres como el de Omar Montes, el cantante, o Ana Cameno, la 'reina de la coca'.

Tras conocer la noticia, Omar Montes ha asegurado que él está vacunado y puede demostrar "estas falsedades cuando sea necesario". Así se ha pronunciado en una historia de Instagram en la que, además, ha señalado que "está muy concienciado con el uso de las vacunas como parte de la solución a la pandemia".

Entre los arrestados hay cinco hombres y dos mujeres. Una de ellas es argentina de 38 años y otra española de 30, a la que también se le imputan revelación de secretos y acceso ilegal a base de datos. Esta joven, enfermera que fue captada por la red, introducía en el registro a quienes requerían las certificaciones falsas. Todos los hombres arrestados son españoles, de 59, 51, 46, 37 y 31 años. El de 37 años se trata de 'El Moli', un alunicero muy conocido en la Comunidad de Madrid que cuenta con hasta 18 antecedentes, entre ellos tráfico de droga y uno por un homicidio. La investigación sobre esta red comenzó a principios de enero cuando los agentes detectaron anuncios que ofrecían tanto pruebas PCR falsas como pasaportes COVID falsificados en grupos de carácter negacionista de una aplicación de mensajería instantánea.

A cambio de entre 200 y 1.000 euros, en función del caché de los clientes que requerían sus servicios, emitían los pasaportes COVID completamente válidos ante las autoridades sanitarias y totalmente funcionales.

La operación, que sigue abierta, ha permitido identificar a los líderes de la organización criminal que operaba desde Francia. Contaba con cuentas en territorios como Lituania o Gibraltar.

Madrid colabora con la investigación

La directora de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, Elena Andradas, ha reconocido que la investigación está en marcha y que las autoridades están colaborando aunque, por ser una investigación abierta, no pueden aportar más detalles.

"Sí puedo decir que no es un número llamativamente alto de falsificaciones de pasaportes COVID", ha subrayado en una rueda de prensa para valorar la situación epidemiológica de la comunidad.

"Hay que actuar con absoluta contundencia", ha zanjado el consejero del ramo, Enrique Ruiz Escudero.