La Guardia Civil de Navarra ha desarticulado un grupo organizado dedicado a la mutilación sistemática e indiscriminada de cuernos y rabos de las vacas nacidas en sus explotaciones ganaderas ubicadas en la Comunidad Foral.

La Guardia Civil ha investigado a tres personas por esta amputación sistemática en aproximadamente 7.000 vacas de raza frisona.

 

Esta mutilación, tal y como ha informado la Guardia Civil, se producía con el fin de que el manejo de las mismas cuando entren a la sala de ordeño sea más sencillo para los ganaderos, causa injustificada para el dolor crónico que pueden llegar a tener los animales.

La investigación comenzó cuando agentes pertenecientes al Seprona tuvieron conocimiento de la realización de posibles mutilaciones en explotaciones de bovino sitas en Navarra.

La Guardia Civil asegura que la consecuencia de la amputación de la cola da lugar a la formación de neuromas y éstos pueden causar dolor crónico. Igualmente al no poder ahuyentar a las moscas u otros insectos les genera estrés pudiendo afectar a la conducta y la alimentación.