Los Reyes Magos se reencontraron anoche con los más pequeños y desfilaron por las calles españolas cumpliendo las medidas sanitarias frente al COVID-19 y sin producirse incidentes pese a la lluvia y temperaturas significativamente bajas que han puesto en riesgo a 15 provincias y a Melilla.

Las carrozas de Sus Majestades de Oriente recorrieron este miércoles muchas calles de las las principales ciudades españolas, tras un 2021 en el que tuvieron que ser suspendidas o se transformaron en estáticas por la pandemia.

Aunque este año los tradicionales desfiles también han estado marcados por la pandemia y adaptados a la situación sanitaria, con obligación de mascarilla, recorridos por avenidas más amplias y sin lanzamiento de caramelos, los más pequeños pudieron disfrutar sin incidentes de Melchor, Gaspar y Baltasar repartiendo ilusión. Eso sí, en otras ciudades se han mantenido, como el año pasado, las cabalgatas estáticas debido al aumento de la incidencia.

Recorridos muy amplios pero con mascarilla

En Madrid, la cabalgata se desarrolló con normalidad y sin aglomeraciones reseñables en el entorno del Paseo de la Castellana, según ha informado el Ayuntamiento de la capital, que repartió 7.000 entradas para ver el desfile con el objetivo de evitar aglomeraciones y ha prohibido que se lancen dulces desde las carrozas como medida de seguridad.

En Barcelona, unas 425.000 personas acudieron a la cabalgata de los Reyes Magos, que han llegado por Mar, y que llevaron la mascarilla puesta durante todo el recorrido, al igual que todos los asistentes mayores de 6 años.

De la misma manera, en los desfiles de Palma de Mallorca e Ibiza, la mascarilla fue obligatoria y el recorrido se realizó por calles más amplias sin lanzamiento de caramelos. Además, en el municipio mallorquín de Calvià, directamente, se canceló al considerar que la situación sanitaria "no es la adecuada".

En Toledo, Sus Majestades también pudieron recorrer las calles de la capital castellanomanchega repartiendo ilusión y 6.000 kilos de caramelos pese a las inclemencias meteorológicas y la pandemia. La Cabalgata se ha desarrollado en todo momento por amplias avenidas y cumpliendo con las medidas sociosanitarias, como el uso de mascarilla.

En Zaragoza, el regreso de la Cabalgata de los Reyes Magos llenó de ilusión las calles del centro de la capital aragonesa. Miles de niños se congregaron para ver pasar a la comitiva, que a causa de la pandemia no lanzó caramelos, como es habitual. Además, todos los asistentes acudieron con mascarilla, también recomendada para los menores de seis años.

En A Coruña, la visita de Melchor, Gaspar y Baltasar fue sido dinámica y cumpliendo con todas las medidas de seguridad. Al desfile fueron numerosas personas, pero de una forma muy ordenada, según han precisado fuentes municipales.

Por otro lado, Sevilla recuperó también este miércoles la Cabalgata de los Reyes Magos, su primera gran fiesta tras casi dos años de pandemia en los que las principales tradiciones de la ciudad han estado suspendidas como consecuencia del virus. Cientos de sevillanos, con sus mascarillas, esperaron para reencontrarse con los Reyes en la capital andaluza, que el año pasado llegaron a la ciudad en globo aerostático. En San Sebastián los Reyes (Madrid) desfilaron por las calles con un séquito reducido a un centenar de personas y un recorrido un kilómetro más largo de lo habitual para evitar aglomeraciones.

Cabalgatas estáticas

En Valencia, los Reyes Magos se reencontraron con los más pequeños en la Plaza de Toros en la primera cabalgata estática que se ha celebrado en la historia de la ciudad para garantizar todas las medidas de seguridad y que la pandemia no desluzca la noche más mágica del año.

También Murcia acogió este miércoles por la tarde la cabalgata de los Reyes Magos de Oriente, que en esta ocasión, debido a la situación sanitaria provocada por la pandemia, también fue sido estática. Los Reyes Magos repartieron balones de plástico y sus pajes caramelos, en un ambiente festivo que ha contado con todas las medidas de seguridad para prevenir contagios por coronavirus.

La ciudad de Mérida también celebró su tradicional Cabalgata a pesar de la lluvia, que ha contado con una ampliación del recorrido para evitar aglomeraciones. En Santander se optó por realizar una Cabalgata estática hasta las 21:00 horas en el claustro de la catedral, con varias sorpresas que el público fue encontrando a largo del recorrido hacia la recepción real.

A otras zonas llegaron en helicóptero

En Santa Cruz de Tenerife los Reyes Magos llegaron en helicóptero al Estadio Heliodoro Rodríguez López pero, debido a la pandemia, el espectáculo fue a puerta cerrada para el público y retransmitido por la Televisión Canaria.

En Logroño, hasta 8.500 personas acudieron por la mañana al Estadio Municipal de Las Gaunas para recibir a Sus Majestades Los Reyes Magos, que han llegado cargados de ilusión y buenos deseos.