La investigación por la desaparición de Esther López, una joven de 35 años, sigue en curso tras ser vista por última vez hace 12 días en Traspinedo, Valladolid, su lugar de residencia.

Según ha podido saber laSexta, desde este lunes los buzos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas buscan a la desaparecida en el río Duero y en un canal, una operación que, si no da frutos, continuará mañana con la llegada de perros de búsqueda de cadáveres en grandes áreas.

Paralelamente, y desde este domingo, el Equipo Central de Inspecciones Oculares de la Guardia Civil está realizando registros con ayuda de perros especialistas en detectar restos biológicos en el chalet de Ramón 'El Manitas', único detenido por la desaparición y que está presente durante esas inspecciones mostrándose tranquilo y colaborador. De hecho, la Guardia Civil tiene previsto el plazo para poner al detenido a disposición del juez, que acaba mañana por la noche y posiblemente pedirán una prórroga porque no habrán terminado el registro.

El ECIO se encuentra realizando una inspección muy lenta y detallada de la vivienda, una casa de cinco habitaciones, muy sucia y desordenada, lo que está dificultando el trabajo. Por el momento han registrado la mitad del chalet y no se han hallado restos -sangre o fluidos- que evidencien que allí haya pasado algo.

Según ha podido saber laSexta, Ramón 'El Manitas' tiene antecedentes por lesiones, violencia de género, estafa, extorsión y amenazas. De hecho, varios vecinos de Traspinedo lo definen como "un pieza" y hablan de un episodio violento en el que intentó agredir a alguien con un cuchillo hace un año.

Un amigo de Esther López asegura que dejó a la joven en el cruce de Traspinedo con la carretera de Soria la noche del día 12 de enero, ese fue el último momento en que fue vista. Desde el momento de la desaparición, su teléfono móvil dejó de emitir señal y las dos batidas llevadas a cabo en esa zona durante la semana pasada no dieron con la joven.