Un parque infantil del barrio Nueva Montaña, en Santander ha quedado totalmente hundido sobre el parking subterráneo que albergaba bajo él. El suceso se ha producido a las 6:30 horas en el cruce de las calles Luciano Malumbres y Tomás y Valiente.

Se trata de 1.800 metros cuadrados hundidos de parque infantil sobre un parking con 700 plazas ocupadas por los vehículos de los vecinos de una urbanización de casas que está frente al centro comercial Bahía de Santander y al lado de la autovía A-67. De todas ellas, 100 han quedado afectadas, según el Ayuntamiento. A pesar de que las viviendas no corren peligro, muchos vecinos han perdido sus vehículos.

Un fuerte estruendo alertaba a los vecinos de la urbanización, que hablan de efectos similares a los de un terremoto. "Vibraban las ventanas", explicaba una vecino, mientras que otro de los entrevistados aseguraba que "las puertas de los garajes también han quedado reventadas por la onda expansiva".

Los bomberos de Santander, Policía Local, Protección Civil, Guardia Civil y efectivos de emergencias de todos los servicios se desplazaban hasta la zona para asegurar el perímetro y asegurarse del buen estado de los vecinos, aunque no parece que el suceso se haya cobrado víctimas humanas.

También hasta allí acudía la alcaldesa de Santander, Gema Igual, acompañada de otros integrantes de la Corporación municipal para avisar a los residentes.

Según ha publicado 'El Diario Montañés', ha sido el tercer bloque del edificio el más afectado por el suceso y, aunque no ha habido ningún vecino que diera la voz de alarma por la desaparición de algún familiar, se baraja la posibilidad de que alguno de los residentes estuviera cogiendo su vehículo a primera hora de la mañana. Tampoco se espera, dada la temprana hora del suceso, que hubiera algún niño en el parque infantil.

Según ha podido saber laSexta, las labores de desescombro comenzaban a primera hora de la mañana, mientras la Policía permitía que los vecinos pudieran sacar del lugar los vehículos de las zonas del aparcamiento que no se han visto afectadas.

 

Aún se investiga la causa del suceso, aunque se cree que el peso de la tierra ha provocado el hundimiento, ya que estaba humedecido por las lluvias. De hecho, los vecinos ya habían denunciado filtraciones de agua en el parking y, tras ganar un proceso judicial, se iba a proceder a una reconstrucción de la zona en unos meses.