La mujer que resultó herida en Elda ha vuelto al bloque donde ocurrieron los hechos muy afectada y con problemas para caminar. Ha regresado acompañada por una decena de agentes que tratan de averiguar cómo murió el niño de ocho años que estaba con ella.

"La clave está en la declaración de la madre, la del padre y la autopsia y los resultados de la muerte del menor. Tampoco hay que olvidar la inspección ocular que se realice en el lugar de los hechos", ha señalado Serafín Giraldo, Portavoz Unión Federal de Policía.

En su declaración, la mujer ha relatado que fueron asaltados en el portal por dos individuos con cascos de moto, entraron en el piso y le golpearon hasta perder el conocimiento.

Una vecina alertada por los gritos llamó a los servicios de emergencia. Al llegar se encontraron a la mujer atada y al niño tirado en el suelo y en parada cardiorrespiratoria. Nada se pudo hacer por reanimarlo.

"Lo que si nos confirman es que no ha sido una violación sino una agresión", ha señalado Rubén Alfaro, alcalde de Elda.

El niño sufría autismo y se encontraba en régimen de acogida. La mujer herida es la novia del padre de acogida, que se encontraba trabajando cuando suceden los hechos.

"Tuvo una reacción de desesperación, de golpearse contra la pared hasta el punto de que agentes del cuerpo de nacional tuvieron que reducirlo y ponerle los grilletes y dejarlo dentro de un coche patrulla para que se tranquilizase un poco", ha señalado un amigo de la familia.

Según fuentes de la investigación, el robo es una de las principales hipótesis, aunque aparentemente no se llevaron nada del piso. La autopsia al menor ya se ha realizado y a la espera de los resultados, la Policía continúa buscando a los dos sospechosos.