Un brote de coronavirus iniciado entre presos antivacunas en la cárcel Las Palmas II, al sur de Gran Canaria, ha afectado ya a 76 personas y obligado a poner en cuarentena las instalaciones, según ha confirmado este miércoles el delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana.

Al ser preguntado por este brote, adelantado por el periódico local 'Canarias 7', Pestana ha precisado que los primeros contagios se detectaron entre el 10% de los reclusos que no han querido vacunarse, algo que sí han hecho el 90% restante y todos los funcionarios de la prisión.

El delegado ha recalcado que se están cumpliendo todos los protocolos y las pautas de aislamiento y ha asegurado que no hay por qué alarmarse, ya que las autoridades sanitarias están gestionando y haciendo el seguimiento de este brote.

De acuerdo con 'Canarias 7', la mayoría de los contagios asociados al mismo se han producido en el módulo 11 del centro penitenciario, donde están ingresados los reos especialmente conflictivos, mientras que en el módulo 12 hay otras cinco personas infectadas.

Pestana asimismo ha hecho un llamamiento a la responsabilidad ciudadana y ha pedido a los negacionistas y antivacunas que reflexionen sobre lo que tienen que hacer "porque perjudican a los demás, tensionan el sistema sanitario, contribuyen al agotamiento de sus profesionales y también a que se descuide la atención a otras enfermedades".