La erupción del volcán en La Palma ha arrasado cientos de viviendas y ha provocado que miles de personas hayan tenido que ser desalojadas. La misma suerte han corrido decenas de animales que tuvieron que ser trasladadas a centros de acogida.

Muchos de ellos pudieron regresar con sus familias tras su rescate y otros tantos tuvieron que ser entregados a voluntarios para que los cuidaran mientras se localizaban sus familias. Es el caso de Boogie -así le llamaron tras encontrarlo-, que sigue bajo los cuidados de Dailos Pérez, un joven de la isla que se lo llevó hasta que apareciera su familia.

"Hola, amig@s. Tenemos en mi casa un perro en acogida. Es un perro muy cariñoso y nos lo han entregado pelado. Su correa original era metálica, pero se la hemos cambiado por otra porque estaba muy incómodo. Compartan, por favor, para intentar dar con su dueño", decía este joven en redes sociales.

Los días han pasado y el perrito sigue sin encontrar a sus seres queridos cuando se cumplen casi dos semanas desde la erupción. Por eso Dailos ha pedido la difusión de sus fotografías ya que debe regresar a Madrid, lugar donde cursa sus estudios.