El Ayuntamiento de Barcelona ha impuesto una multa de 45.000 euros por discriminación racista a los propietarios de un piso de la Barceloneta y a la inmobiliaria que lo comercializaba, que negaron a una persona de origen marroquí la posibilidad de alquilarlo.

De acuerdo con el Gobierno municipal, se trata de la primera vez que un Ayuntamiento sanciona por discriminación directa en el acceso a la vivienda por razón de origen.

Según el Consistorio, después de que el afectado manifestara su interés en alquilar la vivienda y acreditara el nivel de solvencia suficiente, la inmobiliaria no respondió a su petición, y posteriormente alegó que se había elegido otra candidatura. Sin embargo, semanas después el piso seguía vacío y disponible.

Entonces, una persona del entorno de la víctima, que no es de origen marroquí, se interesó por el piso ante la misma empresa. Pudo visitarlo, acreditando un nivel de solvencia equivalente y, en este caso, el agente inmobiliario sí se mostró dispuesto a alquilarle la vivienda.

La víctima denunció los hechos, ocurridos a principios de 2020, ante la Oficina por la No Discriminación y el caso fue estudiado junto a la Unidad de Disciplina y Antiacoso del Instituto Municipal de la Vivienda y Rehabilitación (IMHAB), que ha desarrollado el proceso administrativo del expediente sancionador.

El concejal de Derechos de Ciudadanía y Participación de la Ciudad Condal, Marc Serra, ha puesto en valor este viernes la importancia de esta sanción. En declaraciones ante los medios, Serra ha defendido que "el objetivo de esta iniciativa no es multar", sino "transformar la realidad" y lanzar un mensaje a la ciudadanía y al sector inmobiliario para "evitar cualquier situación de racismo o de discriminación en el acceso a la vivienda".

Por su parte, el ciudadano afectado, Redouane Medhi, ha relatado ante la prensa el racismo al que se ha enfrentado para buscar de piso: "Siempre encuentras unos obstáculos", ha explicado, incidiendo en que casos como el suyo son frecuentes.

"Cuando llamas a una inmobiliaria o agencia la primera pregunta es de dónde eres. Cuando notan también que tienes un acento diferente y te preguntan por tu nombre, desde ahí identifican si pueden alquilarte o no", ha denunciado.