La cadena de restaurantes propiedad del popular cocinero británico Jamie Oliver, 'The Jamie Oliver Group', ha entrado en quiebra. El propio chef lo ha anunciado en su cuenta de Twitter: "Estoy devastado por el hecho de que nuestros queridos restaurantes en Reino Unido hayan entrado en quiebra. Estoy profundamente triste por este resultado y me gustaría darle las gracias a todas las personas que han puesto sus corazones y almas en este negocio a lo largo de los años".

 

La quiebra de la compañía supondrá el despido de 1.000 trabajadores, según ha anunciado la propia entidad. El nuevo administrador será la compañía de servicios profesionales KPMG, que ya ha advertido del cierre de 22 de los 25 restaurantes del grupo.

'The Jamie Oliver Group' ya había tomado medidas cautelares y había iniciado un proceso para asegurarse una línea de financiación, en el que el propio chef había aportado 4,6 millones de euros para apoyar la recaudación de fondos.

Sin embargo, la compañía ha tenido que declararse insolvente ante la falta de "inversiones adecuadas" y "a la vista del difícil entorno operativo", salvándose únicamente los locales del aeropuerto de Gatwick. Los administradores de KPMG han indicado que estos seguirán operando "a corto plazo" a medida que se exploran las posibles "opciones" para esos establecimientos.