Los hospitales empiezan a ver la luz. Por primera vez en meses la presión asistencial está bajando. "Se están reduciendo los casos sospechosos de COVID-19", explica a laSexta Juan Manuel Parra, médico de Urgencias y delegado de AMYTS.

Así, el escenario del Hospital de La Paz no tiene nada que ver con las escenas de saturación que se veían en el centro hace dos meses. "Varias plantas se han podido limpiar para pacientes sin virus y las Urgencias están bien", apunta Guillén del Varrio, enfermero de Urgencias del hospital madrileño.

Lo mismo ocurre en el Hospital Severo Ochoa de Leganés, uno de los hospitales que más desbordado estuvo en el pico de la pandemia. "Fue caótico y la situación ha mejorado. La atención a pacientes COVID-19 es menor", afirma Félix Luna, delegado CSIF en el centro sanitario.

Los que están a pie de calle también notan cierto alivio en las últimas semanas, los avisos que atienden empiezan a recordarles a los de la vieja normalidad. "Volvemos a tener avisos de otras cosas, incluso accidentes laborales o de ciclistas", sostiene la médica del SUMMA Raquel Rodríguez.

La media del nivel de ingreso en las UCIS es la más baja en dos meses, aunque Madrid y Barcelona siguen sufriendo más que los demás territorios.

No obstante, y a pesar de todas las mejoras, los sanitarios recuerdan que "es un camino que hay que recorrer juntos". "Vamos a caminar con el virus, tendremos que acostumbrarnos a protegernos del coronavirus", añade Raquel Rodríguez. Insisten en que la responsabilidad individual es ahora clave para seguir avanzando.