tEl Ayuntamiento de Madrid retiró este jueves un banco que estaba frente al Samur Social, a cuyas puertas duermen decenas de familias solicitantes de asilo. Sin embargo, momentos después, el consistorio ha ordenado volver a colocarlo a unos metros de distancia.

Después de la difusión del vídeo que acompaña a estas líneas, en el que aparecen varios operarios retirando el mobiliario, fuentes municipales han asegurado a EFE que el banco se retiró porque su ubicación "dificultaba el acceso de servicios de emergencia a la sede". Dicen, además, que se hizo siguiendo una recomendación del Comité de Riesgos Laborales.

 

Según las mismas fuentes el área de Familias, Igualdad y Bienestar Social ha solicitado ya que el banco vuelva a instalarse, aunque "a pocos metros más allá en la misma acera" debido a la "situación excepcional que se vive en esa sede por la presencia durante muchas horas de personas que solicitan alojamiento", algunas de ellas menores, reconoce el Consistorio.

Desde el área de Obras y Equipamientos han pedido que este banco se vuelva a colocar a unos metros de la ubicación original, donde podrán seguir usándolo las personas que esperan y deja así la puerta liberada.

Desde el Samur Social aseguran que no han solicitado su retirada

Por su parte, fuentes del Comité de Empresa de la plantilla de Grupo 5 en el Samur Social han asegurado que no han solicitado la retirada del banco ni han hecho referencia alguna a su presencia.

Migrantes en una situación extrema

Mientras, decenas de familias duermen a las puertas del Samur Social a la espera de recibir una ayuda que no llega. Desde el Ayuntamiento aseguraron hace unas semanas que estaban desbordados y que pondrían una solución, pero la situación continúa igual.

Esto ha desatado una guerra entre el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social y el Ayuntamiento de Madrid. Consuelo Rumí, la secretaria de Estado de Migraciones, ha afirmado que "no puede ser" que el consistorio disponga de "tan pocos recursos" para acoger y atender a los solicitantes de asilo.

"Lo que no puede ser es que el Ayuntamiento de Madrid, con una población de cuatro millones de habitantes, tenga tan pocos recursos de calle", ha señalado en declaraciones recogidas por Europa Press. Además, ha recordado que hasta se formaliza la solicitud de asilo, estas personas "están en la calle" y el "Ayuntamiento tiene que cumplir sus funciones y más en una estación como la de ahora, en la que se han de ampliar los recursos de frío".

En cuanto a los recursos que el consistorio ofreció para acoger a estas personas, Rumí ha reprochado que "el único" que estaba listo para ser utilizado era el de Cercedilla, con unas 120 plazas. "El resto, ninguno es para usar a corto plazo", ha agregado, señalando que las instalaciones deben adaptarse para este fin.