La tormenta 'Ciara' ha conseguido que un avión de British Airways haya batido el récord de velocidad supersónica al conectar las ciudades de Nueva York y Londres en menos de cinco horas.

Según los registros de Flightradars24, el vuelo BA112 que tenía previsto llegar a las 6:13 horas, se adelantó unos 80 minutos al recorrer 5.500 kilómetros en cuatro horas y 56 minutos.

 

La tormenta que ha golpeado con fuerza en Europa continental fue aprovechada por estos pilotos para llegar con anticipación a la hora estimada al destino en cuestión. Así lo explicó la compañía British Airways en un comunicado: "Siempre damos prioridad a la seguridad por delante de los registros de velocidad, pero nuestros pilotos altamente calificados aprovecharon las condiciones (climáticas) para llevar a los pasajeros de regreso a Londres con mucha anticipación a la hora programada".

Sin embargo, el Concorde tiene todavía el récord de Nueva York a Londres con una duración de dos horas y 52 minutos de duración, en febrero de 1996. Se trataba de un avión supersónico.

La corriente en chorro que proviene del oeste será aprovechada por los aviones que provienen desde Norteamérica a Europa, funcionando así como una especia de autopista de aire que se encuentra en las capas altas de la atmósfera y donde los vientos pueden superar los 400 kilómetros por hora, lo que permite a los aviones ahorrar tiempo y combustible.