El autor del tiroteo que el martes dejó 19 niños y dos maestras muertos en una escuela de Uvalde (Texas, EEUU) alertó unos 15 minutos antes en un mensaje de Facebook que se disponía a disparar en un centro escolar, ha informado este miércoles el gobernador del estado.

En una rueda de prensa, el republicano Greg Abbott ha señalado que aproximadamente media hora antes del tiroteo, Salvador Ramos -como ha sido identificado el atacante- escribió en Facebook que iba a disparar contra su abuela.

Unos minutos después, publicó otro texto en que dijo que ya había disparado a su abuela -que resultó herida de gravedad-, y en un tercer mensaje, publicado un cuarto de hora antes de la masacre en la escuela, indicó que se disponía a atacar un colegio.

A pesar de ello, Meta, la empresa propietaria de Facebook, ha matizado las palabras del gobernador de Texas y ha asegurado que la alerta publicada en la red social por el atacante fue parte de un mensaje privado y, por tanto, no visibles para el resto de internautas o para la propia empresa.

"Los mensajes que el gobernador Greg Abbott describió fueron privados, de usuario a usuario, y se descubrieron después de que ocurriese la terrible tragedia. Estamos cooperando estrechamente con las fuerzas de la ley en su investigación", ha indicado en Twitter el portavoz de Meta Andy Stone.

Por otro lado, el gobernador Abbott explicó que, además de los 21 muertos, hay 17 heridos por este suceso, tres de ellos agentes de Policía, aunque no se teme por su vida.

El gobernador texano también detalló que el arma usada por Ramos fue un rifle AR15, y que, por lo que se sabe hasta la fecha, el joven no tenía antecedentes penales, ni un historial de problemas mentales.

"Vais a morir todos", así asaltó el colegio

El pánico y el caos se apoderaron de la escuela primaria de Robb, en Texas: eran las 11:30 horas de la mañana cuando comenzaron a sonar disparos del arma que portaba Ramos.

Acababa de cumplir los 18 años, y equipado con una pistola y un rifle disparó, primero, contra su abuela, una mujer de 66 años que se encuentra en estado crítico. Tras ello se subió a un coche que abandonó junto a la escuela, se acercó al centro escolar, y siguió con su terrible masacre.

En total, 21 personas han sido asesinadas: 19 de ellas eran niños de no más de diez años. Los supervivientes relatan que una de las niñas llamó a emergencias nada más ver al atacante, pero su asesino le disparó a bocajarro mientras advertía a sus compañeros: "Vais a morir todos". Junto a ellos, Eva e Irma, profesoras y madres que murieron tratando de proteger a sus alumnos. Hay cuerpos que aún no han sido identificados, por eso muchos padres, angustiados, hacen cola para realizarse una prueba de ADN y saber qué ha sido de sus hijos.

Salvador fue abatido poco después por un agente fronterizo que también resultó herido. Horas antes, escribía por las redes sociales a una conocida le decía: "Tengo un pequeño secreto que quiero contarte. Te lo diré antes de las 11".

Media hora después comenzaba la pesadilla, el que ha terminado siendo el segundo tiroteo en una escuela de primaria más mortífero de la historia de Estados Unidos.